Los viajes del Abate Marchena

Logo
Del 28 de diciembre al 31 enero
De martes a domingo de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00

Esta exposición ha pretendido mostrar en imágenes lo que ha sido la huella de este ilustre utrerano en lo que hemos venido a llamar sus viajes, Los Viajes del Abate Marchena.

Hablamos de un viaje extenso, un viaje físico y cronológico, pero también de un viaje íntimo donde el paisaje real se entremezcla con la pasión literaria que constituye el itinerario más profundo de este ser vertiginoso cuya más potente herramienta fue el pensamiento y su base doctrinal.

En la primera estación de este peregrinaje podemos contemplar sus libros, su obra literaria. Traducciones revolucionarias y libres como las de Rousseau, Montesquieu, Voltaire, Molière, Lucrecio, Dupuis, Banoit, el barón de Pradt, pero también su interesante obra de creación propia, personal. Son obras éstas venidas de las más prestigiosas bibliotecas del país. Y hoy tal vez reunidas por vez primera.

Pero junto a este itinerario literario se encuentra la aventura de un viaje real. La imagen de un equipaje maltrecho cuya pervivencia son reliquias de un pasado intransferible y a veces atroz.

Aquí está su Utrera natal. Sus estampas, su partida de bautismo. Y más adelante el primer Madrid conocido, el del Colegio Imperial de San Isidro, para culminar en la Salamanca universitaria y eterna.

Luego el exilio, imágenes de París, de Suiza, paisajes completados por un paisanaje que no es otra cosa que la crecida galería de personajes que acompaña la muestra: Menéndez Valdés, Carlos III, Montesquieu, Adam Smith, Rubín de Celis, Brissot, Robespierre, Madame de Staël, Napoleón, Fernando VII, José Bonaparte, Priego. Y ya en el ámbito de la Ilustración en Sevilla, Olavide, Alberto Lista, Blanco White.

Para este empeño hemos contado con el más grande ilustrador y testigo de cargo del siglo: Don Francisco de Goya y Lucientes. Sus Caprichos, sus Desastres de la Guerra.

Más hay otros muchos grabados que también reflejan la vida cotidiana y los acontecimientos más importantes de toda una época convulsa. Todo ello contextualizado en un último viaje intelectual, ambiental y colectivo: el de una ciudad como Sevilla, inmersa en el más rico proceso de Ilustración vivido por la nación, tal vez después de la Corte.

Es la vida que discurre entre sus gentes. Es la vida que nos deja su soplo de inquietud y esperanza.

 

Arsenio Moreno Mendoza, comisario de la muestra.

Logo